2016-11-08_9-07-42

“Mi madre tenía razón: cuando ya no te queda nada, lo mejor que puedes hacer es ponerte lencería de seda y empezar a leer a Proust” Jane Birkin

Lencería de seda no tengo, pero la opción de las miles de páginas que ofrece Proust para “ocupar” la mente tal vez no sean mala opción. Un día de esto me plantearé si hago caso a la madre de la mujer que dio nombre a un bolso.

Mientras me leo esta reseña de un tal señor Molina…

http://www.solodelibros.es/a-la-busca-del-tiempo-perdido-marcel-proust/

Ágata

 

Anuncios